Organizacion social del imperio romano

Organizacion social del imperio romano

La vida en la antigua Roma

La clase social en la antigua Roma estaba jerarquizada, con múltiples y superpuestas jerarquías sociales. La posición relativa de un individuo en una podía ser más alta o más baja que en otra, lo que complicaba la composición social de Roma[1].

Tradicionalmente, patricio se refiere a los miembros de la clase alta, mientras que plebeyo se refiere a la clase baja[2] La diferenciación económica hizo que un pequeño número de familias acumulara la mayor parte de la riqueza en Roma, dando paso a la creación de las clases patricia y plebeya[2] Sin embargo, después de esta distinción inicial, la división entre las familias patricias y plebeyas era estrictamente hereditaria, basada en el estatus social[2] La toga, mostrada aquí en una estatua restaurada con la cabeza de Nerva, era la vestimenta distintiva de los ciudadanos romanos varones.

Los plebeyos constituían la mayoría de los ciudadanos romanos tras una serie de conflictos políticos y de equiparación. Aunque los patricios son representados a menudo como familias ricas y poderosas que consiguieron asegurarse el poder sobre las familias plebeyas menos afortunadas, los plebeyos y los patricios de la clase senatorial eran a menudo igualmente ricos[2] A medida que los derechos civiles de los plebeyos aumentaban durante la República Romana media y tardía, muchas familias plebeyas habían alcanzado la riqueza y el poder, mientras que algunas familias tradicionalmente patricias habían caído en la pobreza y la oscuridad. Independientemente de lo rica que llegara a ser una familia plebeya, no llegaría a ser incluida en las filas de los patricios[2] En el siglo II a.C., la división entre patricios y plebeyos había perdido la mayor parte de su distinción y comenzó a fundirse en una sola clase[3].

La expansión del imperio romano

La antigua sociedad romana estaba estructurada en forma de jerarquía. Examina cómo los romanos dividían su sociedad en diferentes clases, explora las diferencias entre las clases y lo que todas ellas tenían en común, y aprende cómo un romano podía ascender de clase.

Ciudadanos divididosImagina que vives en la antigua Roma. ¿Cómo sería tu vida? ¿Cuál sería tu trabajo? ¿Qué derechos tendrías? Pues bien, en la antigua Roma todas esas cosas dependían de la clase social a la que pertenecieras. La antigua Roma estaba formada por una estructura llamada jerarquía social, o división de las personas en grupos de diferente rango según su trabajo y su familia. El emperador estaba en la cúspide de esta estructura, seguido de los ricos terratenientes, la gente común y los esclavos (que eran la clase más baja). La clase social dependía principalmente del tipo de familia en la que se había nacido. Los ciudadanos romanos no podían elegir su clase. Los hijos de los ricos pertenecían casi automáticamente a la clase alta, mientras que los hijos de la gente común solían permanecer en la clase baja de por vida.

La sociedad romana

La clase social en la antigua Roma estaba jerarquizada, con múltiples y superpuestas jerarquías sociales. La posición relativa de un individuo en una de ellas podía ser más alta o más baja que en otra, lo que complicaba la composición social de Roma[1].

Tradicionalmente, patricio se refiere a los miembros de la clase alta, mientras que plebeyo se refiere a la clase baja[2] La diferenciación económica hizo que un pequeño número de familias acumulara la mayor parte de la riqueza en Roma, dando paso a la creación de las clases patricia y plebeya[2] Sin embargo, después de esta distinción inicial, la división entre las familias patricias y plebeyas era estrictamente hereditaria, basada en el estatus social[2] La toga, mostrada aquí en una estatua restaurada con la cabeza de Nerva, era la vestimenta distintiva de los ciudadanos romanos varones.

Los plebeyos constituían la mayoría de los ciudadanos romanos tras una serie de conflictos políticos y de equiparación. Aunque los patricios son representados a menudo como familias ricas y poderosas que consiguieron asegurarse el poder sobre las familias plebeyas menos afortunadas, los plebeyos y los patricios de la clase senatorial eran a menudo igualmente ricos[2] A medida que los derechos civiles de los plebeyos aumentaban durante la República Romana media y tardía, muchas familias plebeyas habían alcanzado la riqueza y el poder, mientras que algunas familias tradicionalmente patricias habían caído en la pobreza y la oscuridad. Independientemente de lo rica que llegara a ser una familia plebeya, no llegaría a ser incluida en las filas de los patricios[2] En el siglo II a.C., la división entre patricios y plebeyos había perdido la mayor parte de su distinción y comenzó a fundirse en una sola clase[3].

Historia del Imperio Romano

Para los romanos, no era cierto que todas las personas fueran iguales. La sociedad romana, como la mayoría de las sociedades antiguas, estaba muy estratificada. Algunos de los habitantes de la antigua Roma estaban esclavizados y carecían de poder propio. A diferencia de los esclavizados en la era moderna, los esclavizados en la antigua Roma podían ganar o ganar su libertad.

En la cima de la jerarquía romana estaban los patricios y, cuando había uno, un rey. En el extremo opuesto estaban los esclavizados, que carecían de poder. Aunque un paterfamilias romano, “padre de familia”, podía vender a sus hijos como esclavos, esto era poco frecuente. Una persona también podía ser esclavizada como niño abandonado al nacer y por el nacimiento de un hijo de una persona esclavizada. Pero la principal fuente de esclavitud romana era la guerra. En el mundo antiguo, los capturados durante la guerra se convertían en esclavos (o eran asesinados o rescatados). El campesinado romano fue sustituido en su mayoría por grandes terratenientes con plantaciones en las que se obligaba a trabajar a las personas esclavizadas. No sólo los terratenientes tenían personas esclavizadas. La esclavitud se convirtió en algo muy especializado. Algunas personas esclavizadas ganaban suficiente dinero para comprar su libertad.